Jaeger Le Coultre

El legado de Antoine Le Coultre a la relojería es único: su genio inventivo, su sentido de la perfección y la Manufactura que fundó en 1833. Sólo un hombre como él pudo definir el nivel de calidad con que hoy la firma mide sus creaciones. Tras su unión con Edmund Jaeger en 1925, Jaeger Le Coultre siguió teniendo como bandera el amor por el trabajo bien hecho y una insaciable curiosidad científica que se aprecia en sus bellas y complicadas piezas relojeras que nacen de los artesanos talleres situados en el Valle de Joux (Suiza).

Mostrando todos los resultados 1